La NASA admite que solo se podría rezar si un asteroide se dirigiera a Nueva York