Se acabaron los pinchazos: llega el implante que analiza la sangre