El día en que la Unión Soviética le ganó el pulso espacial a los EEUU