Usar el móvil bajo el sol podría aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel