Las quejas de los usuarios obliga a Twitter a rectificar los cambios en sus bloqueos