Twitter, un peligro para la imagen pública de los famosos