En diez años luz pueden encontrarse al menos tres planetas como la Tierra