El 72% de la información confidencial en manos de empresas acaba en la basura