La número dos de Facebook justifica el experimento con datos de sus usuarios