Preferimos usar el móvil a pensar