Un joven de 19 años vende una aplicación para iPhone por 30 millones de dólares