Los teléfonos inteligentes protagonizan el Mobile World Congress