Comienza el lunes con miedo a que el ciberataque del viernes haya dejado una sorpresa en tu ordenador