Una joven de 15 años se suicida por su alergia a las ondas del WiFi de su instituto