HoyEnLaRed: el cabreo de Dennis Quaid era demasiado bueno para ser verdad