Las orejas y las colas inteligente, el último grito de la robótica en Japón