Instagram vuelve a su política de privacidad del 2010 ante el éxodo de sus usuarios