El fundador de Instagram pidió a Facebook 2.000 millones de dólares