Grindr cedió datos confidenciales de sus usuarios a terceros, como si eran portadores del VIH y su localización