Los creadores, insatisfechos, piden una norma "más eficaz y contundente"