El CEO de Google excluye a Microsoft de su lista de empresas tecnológicas punteras