Bill Gates financia la investigación de un smartphone que se recarga con orina