Los ricos eligen Apple para comunicarse