Apple, Google, Samsung y Microsoft, tras una empresa de monitorización de la salud