Así será el sucesor del Hubble