Esta es la verdadera razón por la que nacemos zurdos o diestros