Cuando tu cumpleaños en un zoo termina por convertirse en tu peor pesadilla