Las aventuras de estos dos 'youtubers' les ha costado la denuncia de la Generalitat