Un total de 150 voluntarios trabajan cada año para reconstruir un monasterio en Rioseco