La mitad de los universitarios usa el móvil para estudiar sin proteger su vista