Su mejor terapia de vida, una dosis de 'amor perruno'