Cuando solo te escuchan cuatro gatos (literal)