Una mujer de 24 años podría ser la segunda víctima por violencia machista del año