Dos casos de parricidios muy seguidos alertan sobre el efecto llamada