El presunto homicida de Castelldefels no tenía denuncias por violencia machista