La rápida intervención de los vecinos evita una nueva muerte por violencia de género