El presunto asesino de Adela tenía siete denuncias por malos tratos de otras parejas