El 80% de los casos de violencia de género está relacionado con el alcohol y las drogas