El videobloguero ruso que se entierra durante 24 horas y lo retransmite en directo