La imagen de un manifestante venezolano ardiendo se lleva el World Press Photo 2018