Los viajeros viven la pesadilla de los retrasos en el aeropuerto de El Prat