Las frutas y verduras propias del invierno pueden prevenir resfriados