Una treintena de vehículos de la Policía de Palma aparecen consumidos por las llamas