200 vecinos se lanzan a la policía para que no detenga a un narco