Los vecinos de Mallorca, desesperados por la invasión de las motos eléctricas