¿Todo vale por un puesto de trabajo?