La crisis obliga a acortar las vacaciones