Más de 600 universitarios gallegos podrían perder el curso por no pagar las matrículas