"Cuando queráis os pasáis por mi despacho a ligar" o "Si volvéis a repetir, os violo", así atendía a sus alumnas un profesor de Oviedo