Destinos como Turquía o Egipto perjudican a España perdiendo turismo extranjero